´La Iglesia estará siempre del lado de los más débiles y desprotegidos´

En el programa Diálogo de Fe del sábado 8 de febrero el Cardenal Juan Luis Cipriani nos habló de tener clara nuestra fe en Dios para que su misericordia nos ayude a superar todas las dificultades del día a día.
RPP

El Cardenal Juan Luis Cipriani manifestó que la pedagogía de la Iglesia -en la actualidad- está basada en educar para reconocer la alegría de la creación de Dios.

Hay que educar en lo positivo no en lo traumático. No se trata de ocultar la verdad, pero sí darle un poco de enseñanza para que tenga el sabor de lo interior, donde hay alegrías e ilusiones”, expresó.

“Siempre se puede mejorar, siempre se puede lograr una alegría mayor, siempre se puede ayudar a alguien. No dejemos que los acontecimientos nos absorban, nos mareen y nos dejen tirados en la calle. Aprendamos la fe que es la realidad de Dios”, continuó en el programa Diálogo de Fe .

Comentó que si tenemos la luz de Dios en nuestra mente y corazón los acontecimientos diarios tomarán la forma adecuada y podremos enfrentar todas las dificultades que se nos presenten.

“Cuando uno pone los medios para resolver los problemas no debe olvidarse del medio más importante: Dios. En tu mente, en tu actitud, Dios está diciendo: Pon más alegría, estudia más este asunto, escucha la opinión contraria, no tengas ese odio que no te ayuda.”, señaló.

Sobre las Naciones Unidas

A raíz  de las observaciones conclusivas del Comité de las Naciones Unidas para los Derechos del Niño referidas a la Santa Sede, el Arzobispo de Lima afirmó que en los últimos 15 años la Iglesia ha estado respondiendo estos temas de manera clara.

Hemos hecho todo lo que podemos y la Iglesia seguirá haciendo todo lo que puede en defensa de los niños, lo demuestra y lo explica de una manera clara. Pero al frente no tienen un deseo de protección a los niños, creo que prima un deseo de daño a la Iglesia. El día que vea que hay una verdadera lucha contra el aborto y una defensa de la mujer gestante, entonces diré: Mira, se está viendo una sinceridad”, manifestó.

Cabe resaltar que hace pocos días el Observador permanente de la Santa Sede antes las Naciones Unidas en Ginebra, el arzobispo Silvano Tomasi, comentó sobre las observaciones conclusivas del Comité: “La primera reacción es de sorpresa, porque el aspecto negativo del documento que han presentado da la impresión de que estaba ya preparado antes de la reunión del Comité con la delegación de la Santa Sede, que dio en detalle respuestas precisas sobre varios puntos que no han sido reportadas en este documento final, o al menos no parece que se hayan tomado en seria consideración”.

Asimismo el vocero del Vaticano, el padre Federico Lombardi, afirmó que el informe de la ONU ha sido inspirado por organizaciones no gubernamentales con prejuicios negativos hacia el Vaticano y sus posiciones: “La manera con que ha sido presentado, las objeciones y la insistencia sobre varios casos en particular dejan pensar que se ha dado mucha atención a la visión de organizaciones no gubernamentales, a priori hostiles contra la Iglesia Católica, la Santa Sede y sus posiciones”.

De esta manera el Cardenal del Perú comentó que la ONU debe repasar la agenda que tiene y también defender el derecho de los no nacidos.

“Señores, ustedes en su plan de acción promueven el aborto, que es el asesinato del más débil, el que está en el vientre de su madre. Usted, como institución, en su programa de educación y promoción de la mujer tiene el asesinar a los niños con 20 excusas, me gustaría que me explique. El cinismo que se está apoderando de la agenda mundial es inmenso”, refirió.

“Queda claro que es una lucha ideológica. Las Naciones Unidas dice: No me interesa el mensaje de la fe, no me interesa tu perdón ni tu visión de las cosas, me interesa la mía. Yo creo en el aborto, creo que la mujer es dueña de su cuerpo y puede hacer lo que quiere, incluso matar a la criatura”, prosiguió.

Asimismo, el Arzobispo de Lima reiteró que la Iglesia ha desarrollado un protocolo muy claro de cómo actuar cuando hay algún abuso contra un menor.

“No pretendo atacar a las Naciones Unidas pero sí despertar a nuestros fieles católicos: No nos dejemos engañar fácilmente por unos ataques bajos. Luchemos para que la vida se respete desde el primer instante, que las madres gestantes sean protegidas y que los niños siempre tengan la protección de la sociedad. La Iglesia siempre estará del lado de los más débiles y los más desprotegidos, como lo ha estado siempre”, concluyó.