El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jameneí, responsabilizó hoy a Arabia Saudí por la muerte en una estampida de al menos 717 personas (al menos 125 de nacionalidad iraní) que participaban en la tradicional peregrinación religiosa musulmana del "hach" en las afueras de la ciudad saudí de La Meca.

"El Gobierno saudí está obligado a asumir su gran responsabilidad en este amargo incidente y cumplir con sus obligaciones conforme con el imperio de la Justicia y la Equidad", dijo Jameneí en un mensaje difundido en su pagina web.

Por otra parte, varios testigos han responsabilizado a peregrinos iraníes, según publicaron hoy varios diarios electrónicos saudíes.

El periodista saudí Abdalá al Yaid, citado por el rotativo electrónico Al Wiam, dijo que vio a un grupo de fieles iraníes avanzar coreando consignas en sentido contrario al de la multitud de peregrinos pocos minutos antes de la tragedia.