Con carteles y velas encendidas, un grupo de civiles libaneses realizaron una vigilia frente a las oficinas de las Naciones Unidas en Beirut como un acto de solidaridad con los civiles muertos en los ataques ocurridos en los suburbios de Damasco.

Como se recuerda, el prinicpal grupo opositor sirio acusó al gobierno de emplear armas químicas, ocasionando la muerte de 1,300 personas que fueron víctimas de dichos gases tóxicos.