El pisco brotó a borbotones de la pileta de la Plaza de Armas para deleite de los limeños que prestos se apresuraron a beberlo para festejar el Día Nacional de nuestra bebida de bandera.

La fiesta empezó al mediodía de este domingo que no fue alegrado por los rayos del sol, pero sí por la aromática bebida que ya es símbolo de nuestro país en el mundo.

Dos mil litros estuvieron a disposición de todo el que quería celebrar el día y también el 189 Aniversario de la Independencia Nacional, en un marco festivo con espectáculo artístico y caballos de paso incluidos.

La festividad del pisco es organizada por sétimo año consecutivo por  la Municipalidad de Lima Metropolitana con el apoyo de empresas privadas.

 "En todo el día, hasta las 21.00 horas, esperamos más de 50 mil personas. La seguridad está totalmente garantizada", dijo el jefe de proyectos especiales de la comuna capitalina, Luis Sanabria,

Desde muy temprano, un collar humano empezó a formarse en la Plaza de Armas de Lima, esperando el momento de inicio de la degustación gratuita del licor de bandera.

Cuatro surtidores se colocaron en la pileta de la Plaza de Armas, cada uno conectado con una varilla de cobre a las figuras por donde se vierte el agua cotidianamente, la misma que fue reemplazada por pisco de tipo Quebranta, proporcionado por una reconocida marca local, ganadora de concursos internacionales.