Si el mundo de la mitomanía siempre es excesivo, el que se genera en torno a la firma Harley Davidson va más allá, como han dejado ver los más de 12.000 "motards" que han desfilado en Barcelona orgullosos de pertenecer al "club" de pilotos de los legendarios "monstruos" nacidos en Milwaukee hace 110 años.

Aunque se trata de un fenómeno intergeneracional que se renueva sin parar, en eventos como el de Barcelona, la mayor cita urbana de la firma en Europa, los fans más frecuentes son los veteranos que peinan canas, sea en versión melena o de calva camuflada por una gorra, a quienes les encanta explicar los kilómetros que han recorrido sobre sus motos.

Los aficionados pudieron disfrutar de las demos sobre una Harley o acercarse a la reproducción de la cabaña donde, según la tradición ortodoxa, los hermanos Artur y Walter Davidson y Willian Harley construyeron su primera motocicleta.