AFP

Recibir el Premio Nobel de la Paz la consolidó como uno de los personajes internacionales más importantes del 2014. La joven paquistaní Malala Youzafzai es uno de los íconos de la lucha por el derecho a la educación de miles de mujeres que son víctimas de diferentes conflictos en sus países.

En 2012, Malala recibió un impacto de bala en la cabeza durante un atentado talibán cuando salía de su escuela en Mingora, Pakistán. Youzafzai fue atendida de heridas en el cuello y la cabeza y ante el temor por su seguridad, fue trasladad al Reino Unido donde fue sometida a varias intervenciones.

Nacida en 1997, Malala desafió la prohibición impuesta por los insurgentes para impedir que las niñas acudieran a la escuela. Su lucha tuvo diversos reconocimientos, siendo el más importante en octubre de este año, cuando el Comité Nobel de Noruega anunció que la adolescente paquistaní Malala Yousafzai y el presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, el indio Kailash Satyarthi, eran los ganadores del Nobel de la Paz 2014.