Marco Zileri: Muerte de Raymondi es la gota de sangre que rebasó el vaso

Director de Caretas afirma que se le pidió al joven periodista de 21 años que investigue los asesinatos de sicarios en cañete, pero no tuvo tiempo de avanzar tanto como para pensar que se debió a ello su muerte.

El director de la revista Caretas, Marco Zileri,  lamentó la muerte del joven periodista Fernando Raymondi, quien fue asesinado el último domingo en Cañete. Afirmó que su trágico deceso ha sido "la última gota de sangre que ha rebasado el vaso" de la violencia que vive esa ciudad del sur chico.

En una entrevista concedida al programa "Al estilo Juliana", dijo que dos día antes del crimen, también fueron asesinadas dos personas en un paradero de mototaxis por un presunto ajuste de cuentas y que algo similar ocurrió el último martes, con el asesinato de otro individuo.

Detalló, que durante el sepelio de Fernando Raymondi, al que asistió, el numeroso cortejo que lo acompaño hacía el campo santo se detuvo ante la fiscalía de la ciudad para exigir justicia.

Respecto, a la investigación que el joven periodista estaba realizando sobre las actividades del sicariato en Cañete, y que según especulaciones, habría sido el móvil del asesinato, dijo que se le encargó que haga indagaciones al respecto, pero que no había avanzado lo suficiente como para suponer que su vida estaba en riesgo.

"Le dijimos, porque no paras las orejas y empiezas a averiguar lo que está pasando en tu pueblo; como él iba los fines de semana a visitar a su padre, en efecto se le planteo que haga las indagaciones", señaló.

"No avanzo tanto, por lo menos que nosotros sepamos no es que llegara realmente a una situación en la que uno pensara que se podría prestar a una represalia de esta naturaleza", agregó.

El periodista también expresó la tristeza que siente por la muerte de Raymondi. Afirmó que le enternece el hecho de que un joven de origen humilde haya tomado la decisión de ser un periodista de investigación.
 
"Lo que más me entristece es que es, claro, un chico periodista, pero sobre todo era un niño, era un chico de 21 años. Me enternece en realidad. Es un chico de origen humilde en Cañete donde están pasando muchas cosas y donde todo el mundo tiene aspiraciones de muchos tipos y lo que él quería ser era un periodista de investigación", comentó.