Maridaje real con bodega Séptima en el Fiesta Gourmet

Cada día crece el interés por conocer más acerca de los vinos y su maridaje. La bodega argentina Séptima, a través de su enologa Paula Borgo ofreció un maridaje en el restaurante ´Fiesta Gourmet´.

Cada día crece el interés por conocer más acerca de los vinos y su maridaje. La bodega argentina Séptima- la séptima bodega -del grupo Codorníu, presentó a través de su representación en el Perú (Perufarma) un maridaje con sus mejores vinos en el restaurante “Fiesta Gourmet” del distrito de Miraflores.

El primero es desfilar fue  un “montadito” de pescado arrebozado acompañado con una fresca sarsa criolla, la combinación para esta entrada a modo de piqueo fue un refrescante vino blanco  Chardonnay (en mayor porcentaje) y Semillón. Su untuosidad y su equilibrio de acidez calzaron muy bien con el trozo de pescado frito sin exceso de aceite. Atrayente

En la segunda ronda  un pulpo a la parilla con una causita de papa sedujo al Pinot Noir 100% (Séptima Noche)  -ocho meses de roble francés- este vino en particular me gustó mucho. Servido ligeramente helado hizo resaltar en nariz aromas sutiles a chocolate y café, propios de la barrica de roble francés. La acidez firme  y sus taninos balanceados acompaño perfecto a las bolitas de papa con gotas de limón. A mi gusto elegante y coqueto.

En la tercera tanda, algo más complejo, Malbec 100% (Séptimo Día), sus 10 meses por paso de barrica de roble francés y americano le dieron carácter para dejarse  acompañar por un graneado arroz con pato, que según dicen el ave viene de la granja propia del chef Héctor Solis en Chilcayo.  Vino redondo y persistente en boca gracias a sus generosos taninos  fue enamorado por el suave pato con algo de “grasita” . El culantro del arroz no estaba nada pesado ni fuerte, bien trabajado. Un malbec bastante firme

La cuarta ronda  a la que no pude llegar fue un cabrito a la norteña con el Séptima Gran Reserva 2009.( 55% Malbec, 35% Cabernet Sauvignon, 10% Tannat). Tiene paso de 14 meses de barrica en roble francés. Complejo, expresivo, elegante y equilibrado. Persistente en boca deja sentir notas de chocolate amargo, tabaco y cerezas maduras-potencia de guarda 10 años. A mi modesta opinión creo evolucionaría mejor un par de años más en reposo en botella. Serio y elegante

La enóloga Paula Borgo, no pudo dejar su asombro por los sabores de la gastronomía peruana. Por la noche ofreció una clase de cata en el auditorio del Centro Empresarial de San Isidro junto a la sumiller Caterina Capurro.