AFP

Níger necesita ayuda regional para prestar asistencia a los refugiados nigerianos huidos de Boko Haram y a los miles de emigrantes de toda África que transitan por su territorio, aseguró este viernes en Niamey Toby Lanzer, coordinador humanitario de la ONU para el Sahel.

Lanzer ha realizado una visita de cinco días a Níger, concretamente a la región de Diffa (sureste), donde se concentran casi cerca de 150.000 refugiados nigerianos, y a Agadez, uno de los principales puntos de paso de los emigrantes clandestinos llegados de toda África.

El británico, que ofreció una rueda de prensa, prometió llevar a la Asamblea General de la ONU, que comienza el 25 de septiembre, las necesidades de Níger ante los organismos donantes.

Lanzer ha visitado en los pasados días el campo de refugiados de Assaga, donde viven 6.000 desplazados de Nigeria, entre los que abundan "los traumas y la psicosis" por los abusos sufridos por parte de la secta Boko Haram.

"La mayoría, sobre todo las mujeres y niños, expresan una inmensa desesperación. Pese a los esfuerzos de los equipos humanitarios y del gobierno, su indigencia es total. Sus medios de subsistencia han sido diezmados. Algunos han sido desplazados varias veces, otros duermen al raso. Los niños, por ejemplo, han tenido que dejar la escuela y sus perspectivas de futuro son nulas", dijo.

En Agadez, Lanzer se entrevistó con jóvenes emigrantes con los que habló sobre los motivos que les empujan a dejar sus países: "Han atravesado el África central y África del Oeste en condiciones difíciles para llegar a Agadez, con la esperanza de alcanzar Argelia o Libia por el desierto. Me dijeron que necesitan educación, servicios de salud, un futuro mejor", explicó. EFE