La temporada de rebajas en los grandes almacenes norteamericanos provocó que miles de personas llenaran dichos locales para comprar electrodomésticos, televisores, consolas de juego, juguetes, ropa y todo tipo de productos a un 50% y 60% de descuento.

Es en el Viernes Negro, o Black Friday, donde el desorden y el caos también cobran protagonismo. Y a pesar que lo planifican durante el año, a la hora de las compras todos se vuelven locos.

Los súper descuentos que hacen son tentadores, pero ¿vale la pena? Aquí te dejamos con alguna razones por la que es una mala idea celebrar este día.