Ohio ejecuta a hombre condenado por apuñalar y mutilar a mujer

Brett Hartmann fue declarado muerto tras haber recibido una inyección letal. En 1997, apuñaló más de 130 veces y mutiló a una mujer con la que había tenido un encuentro sexual.

El estado de Ohio (EE.UU.) ejecutó hoy a un hombre que en 1997 apuñaló más de 130 veces y mutiló a una mujer con la que había tenido un encuentro sexual, informaron las autoridades locales.

Brett Hartmann fue declarado muerto a las 10.34 hora local (15.34 GMT) tras haber recibido una inyección letal en la prisión estatal de Lucasville, en el sur de Ohio.

"Estoy bien. Vamos allá", fueron las últimas palabras de Hartmann antes de recibir la inyección.

Una portavoz de la prisión, JoEllen Smith, explicó que el preso estuvo tranquilo desde el lunes, durmió durante la mañana de este martes y no quiso desayunar.

Antes de la ejecución recibió la visita de una tía, de su hermana, Diane Morretti, y de un amigo.

"Esta mañana, después de numerosas apelaciones y aplazamientos, el estado de Ohio cumplió la sentencia a muerte contra Brett Hartmann. Las evidencias de que apuñaló y mutiló a Winda Snipes son abrumadoras", indicó en un comunicado la oficina del fiscal del condado.

Hartmann fue condenado a la pena capital hace 15 años por el asesinato de Snipes, que fue hallada muerta en su apartamento de la localidad de Akron en septiembre de 1997.

Snipes estaba atada por los tobillos, había recibido más de 130 puñaladas y sus manos habían sido mutiladas.

Hartmann reconoció que tuvo un encuentro sexual con ella, pero dijo que no la mató y sus abogados sostienen que una serie de pruebas tomadas de la escena del crimen nunca fueron cotejadas con el ADN del condenado.

Según los fiscales, se halló su ADN en el cuerpo de la víctima, el propio Hartmann hizo una llamada anónima al 911 para reportar el asesinato y también dijo a los investigadores que destruyó pruebas por miedo a ser acusado.

La de hoy fue la ejecución número 49 desde que Ohio reinstaló la pena de muerte en 1999.

EFE