París cree que cadáver hallado en Mali es de rehén francés

Existe "una muy fuerte probabilidad" de que un cadáver encontrado en Mali sea el del rehén francés Philippe Verdon, a quien Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha afirmado que secuestró en noviembre de 2011.
EFE (Referencial)

Las autoridades francesas dijeron que existe "una muy fuerte probabilidad" de que un cadáver encontrado en Mali sea el del rehén francés Philippe Verdon, a quien Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha afirmado que secuestró en noviembre de 2011.

El Ministerio francés de Exteriores explicó en un comunicado que el cuerpo se encontró en el norte de Mali "recientemente" y que se están haciendo "verificaciones complementarias" para certificar que se trata de Verdon.

Al cadáver se le tomaron muestras para someterlas a pruebas de ADN con las que corroborar las sospechas.

El Ministerio también indicó que está en contacto con la familia del rehén, del que Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) había dicho el pasado mes de marzo que lo había ejecutado.

El presidente francés, François Hollande, dio a entender hoy mismo en una entrevista televisada con motivo de la Fiesta Nacional francesa que tenía informaciones que apuntaban a que Verdon había fallecido hace varias semanas.

Si fuera el cuerpo del rehén francés -que tenía 53 años y se sabía que estaba enfermo- se repatriaría para poder entregárselo a su familia.

Un experto en temas del Sahel entrevistado por la cadena de televisión "France 24" explicó esta noche que es bastantes probable que Verdon muriera de causa natural a causa de la enfermedad que tenía al ser capturado, que pudo agravarse por las condiciones de su cautiverio, una hipótesis que también barajaba su comité de apoyo.

Verdon fue secuestrado el 24 de noviembre de 2011 en un hotel del noreste de Mali junto al también francés Serge Lazarevic con el que, según la versión de los familiares de ambos realizaban un viaje de negocios para un proyecto de fábrica de cemento.

Los allegados a estos dos hombres -Lazarevic sigue en cautividad- han negado repetidamente los rumores de que formaban parte de los servicios secretos o que trabajaran como mercenarios.

Otros cinco franceses siguen secuestrados en el Sahel, tras haber sido capturados por AQMI el 16 de setiembre de 2010 en Níger, donde trabajaban en la explotación de una mina de uranio que tiene en concesión la compañía francesa Areva.

EFE