Esta vez, felizmente la sangre no llego al río. Unos 300 trabajadores del INPE sostuvieron un breve enfrentamiento con la policía que intento desalojarlos de la puerta principal del penal San Jorge en el Centro de Lima.

La concentración se inicio desde muy temprano y a medida que pasaban las horas, acudían trabajadores de distintos penales de la capital como Castro Castro y Santa Mónica.

Al promediar el mediodía, los ánimos se caldearon y se produjo un conato de bronca entre los protestantes y agentes de la policía nacional que llegaron en un número de 100.

Los trabajadores sostienen que su reclamo no solo esta referido a lo económico, sino también a lo concerniente a su seguridad dentro de los penales.

Por su parte, el actual presidente del INPE, José Luis Pérez, afirmo que su institución ha tomado todas las previsiones para evitar contratiempos en el horario de visitas y abastecimiento de alimentos al interior de los penales.

Las protestas también se registraron en el penal de piedras gordas en Ancón en donde los manifestantes colocaron piedras para evitar el desplazamiento en la vía. Hasta el cierre de este informe, una comitiva de representantes de los trabajadores se reúne con funcionarios del Ministerio de Economía para evaluar posibles soluciones a sus reclamos.