Reflexión final: Navidad es reconciliación