Limpieza de playas
El pasado 15 de enero el mar y las playas de Lima y el Callao se vieron afectados por un derrame producido en el terminal número 2 de la refinería La Pampilla, en Ventanilla. | Fuente: Andina

El consejero delegado de la empresa española Repsol, Josu Jon Imaz, dijo este viernes que la limpieza en las inmediaciones del derrame de petróleo producido el pasado enero en la refinería La Pampilla de Ventanilla ya está "prácticamente" terminada y lamentó "profundamente" las consecuencias del incidente.

Durante su intervención en la junta general de accionistas de Repsol, Imaz destacó la respuesta de la compañía, que "desde el primer día" desplegó "todos los recursos humanos, técnicos, y económicos" para detener, en la medida de lo posible, el efecto del derrame y acelerar la limpieza del entorno.

Repsol también se centró en "atender las necesidades" de la población afectada, especialmente de pescadores y comerciantes locales, agregó.

En esta línea, Imaz mostró una vez más la disposición de la multinacional española a colaborar con las autoridades para esclarecer los hechos.

Tragedia

El pasado 15 de enero el mar y las playas peruanas de Lima y el Callao se vieron afectados por un derrame producido en el terminal número 2 de la refinería La Pampilla, en Ventanilla, al soltarse o desprenderse presuntamente la plataforma de colectores.

El incidente coincidió con un nivel inusitado del mar a causa del tsunami generado por la erupción volcánica en Tonga.

Según el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), en las zonas naturales protegidas que fueron afectadas por la catástrofe ecológica se registraron más de 950 aves cubiertas de petróleo, de especies como el cormorán, el guanay, el piquero peruano, el pelícano y la gaviota peruana.

EFE