La fiesta de Halloween, una tradición extendida que nació en Estados Unidos (EE.UU.), si bien es muy colorida y seguida en muchas partes del mundo, hay quienes le tienen terror a todo lo que esté relacionado con esta celebración.

Son conocidos como ‘samhainofóbicos’, aquellos que no soportan la decoración, las calabazas, la  músicas tétricas, los disfraces y sobre todo los sustos que se realizan en esas fechas.

Aunque muchos no hayan escuchado de la samhainofobia, esta patología está mucho más extendida de lo que realmente se cree, y está asociada a otras fobias.

Los ‘samhainofóbicos’ les tienen miedo a los fantasmas (espectrofobia),  oscuridad (nictofobia), gatos (ailurofobia), cementerios (coimetrofobia) o arañas (aracnofobia), entre otros, según recoge el portal 20minutos.es.

De otro lado, hay gente que odia el Halloween por motivos religiosos o simplemente porque les genera malestar y ansiedad.