La gerente de Fiscalización y Control del Municipio de Lima, Susel Paredes, negó que haya aumentado la prostitución en el centro de la capital y, todo lo contrario, aseguró que se están intensificando los operativos contra este delito.

“La prueba está en estas intervenciones donde no solo yo tengo los registros de mis intervenciones, sino que ahora los tiene el Escuadrón Verde (de la Policía), porque lo hacemos juntos”, dijo en diálogo con RPP Noticias.

Según dijo, en estos operativos, la Policía revisa que los intervenidos tengan requisitorias, mientras que los funcionarios ediles decomisan los colchones de los prostíbulos por un tema de salubridad.

“La Policía no puede llevarse los colchones, pero yo sí, por sanidad. Y la Policía ve requisitorias. Estamos haciendo un trabajo conjunto”, comentó, tras recordar que este problema tiene más de 40 años de antigüedad.

“Hay un compromiso tajante de la alcaldesa Susana Villarán, de quien yo soy su brazo operativo, para acabar con el delito de proxenetismo, que se produce en el interior de los hostales y, por consiguiente, la prostitución clandestina”, sentenció.