EFE

La icónica bola de cristal que marcará el inicio del Año Nuevo en Times Square ensayó su descenso para que no haya sorpresas en su aparición de este miércoles, que contemplarán millones de personas desde todo el mundo.

La esfera, compuesta de 2.688 triángulos de cristal, apareció por encima de un gigantesco 2015 que ya se colocó hace unas semanas en el edificio Uno de Times Square, donde estaba situado el The New York Times, que dio nombre a la plaza.

Durante los segundos posteriores al mediodía, decenas de turistas y neoyorquinos pudieron comprobar cómo el emblemático símbolo subía y bajaba iluminado por sus 3.256 luces ecológicas de color rojo, azul, verde y blanco.

Algunos de los turistas que se desplazaron hacia Times Square para ver el ensayo del descenso de la bola de cristal se quedaron decepcionados. "Pensábamos que habría más luces, que el ensayo también sería de sonido, que duraría un poco más y que también se iluminaría el 2015", manifestó una persona.

La primera bola de cristal que descendió del edificio Uno de Times Square para dar la bienvenida al Año Nuevo fue la que recibió el 1907, aunque los festejos en la plaza se celebran desde hace 110 años.

La esfera, que ya es un símbolo de la llegada del nuevo año en todo el mundo, pertenece a los propietarios del edificio Uno, que compró en 1997 Jamestown Properties.

EFE