El presidente de Túnez, Moncef Marzuki, pidió perdón en nombre del Estado a una mujer que fue violada por dos policías el pasado septiembre y después fue denunciada por haber adoptado una postura "inmoral" mientras estaba con su novio en su coche.

 

Marzuki le ofreció «las disculpas del Estado tunecino», según un comunicado de la Presidencia citado por la agencia oficial de noticias, TAP.

Según recoge Abc.es, el  jefe de Estado recibió a la mujer y a su pareja en el palacio presidencial, donde reconoció que la víctima sufrió un «grave daño» que "afligió a todos los tunecinos".

En el encuentro también participó la periodista y defensora de los Derechos Humanos Sihem Ben Sedrine.

Marzuki aseguró que seguirá "de cerca" su caso "para que ningún interés político prevalezca sobre la ley y para recuperar la confianza de los tunecinos en la justicia y en la Policía".

"En Túnez ya no va a haber ninguna tolerancia con los violadores ni con quienes encubren o intentan dar la vuelta a los hechos", subrayó.

El mandatario elogió a los policías que se negaron a ocultar lo que habían hecho sus compañeros y ha añadido que esa actitud demuestra que «no hay que culpar a la institución, sino a algunos de sus miembros».

EL SUCESO

 

El 3 de septiembre, tres policías se acercaron a la mujer y a su novio cuando estaban en su coche en la capital tunecina, según contó su abogado a la organización Amnistía Internacional. Dos de los agentes violaron a la chica dentro del coche y el tercero llevó al novio a un cajero automático para que le entregase dinero.

Después de que la víctima denunciara a los policías y ellos fueran acusados de violación y extorsión, los agentes afirmaron que habían encontrado a la pareja en una «postura inmoral». Los jóvenes fueron acusados de «comportamiento indecente intencionado», un delito que se puede castigar con hasta seis meses de cárcel, pero ellos han rechazado los cargos.