Un tigre blanco del zoológico de Nueva Delhi, en India, mató a un joven que se encontraba dentro de su recinto.

Los testigos afirman que la víctima cayó dentro del pozo que divide el muro de protección de la isla en la que habita el animal. Mientras que los trabajadores del zoo niegan esa versión y afirman que entró dentro de la jaula saltando la barrera.

Una vez en la jaula, el visitante quedó atrapado entre la pared y el tigre, quién estuvo, según testigos, 10 minutos mirándolo fijamente. En ese momento, el joven se mantuvo inmóvil encogido del miedo cuando de pronto el animal se lanzó sobre su cuello.

Según testigos presenciales, el hombre tardó 10 minutos en morir. El cadáver del joven quedó tendido en el suelo durante dos horas después del ataque, hasta que la policía entró en el recinto.