El bloqueo de las carreteras del sur de Bolivia hacia Argentina y Paraguay cumplió el miércoles una semana,y ha causado perjuicios a exportadores, transportistas y decenas de turistas de esos países, dijeron a Efe diversas fuentes oficiales.

Los líderes regionales del departamento sureño de Tarija, epicentro de los conflictos, mantienen los bloqueos para defender la propiedad del campo de gas Margarita, gestionado por la española Repsol YPF, en una disputa con la región vecina de Chuquisaca.

El delegado del Defensor del Pueblo en Tarija, Andrés Tablada, dijo a Efe que la protesta perjudica principalmente a los argentinos que visitaban la región por turismo o estaban en tránsito, que se han quejado por no poder conseguir alimentos, ni combustible.

Dijo que los bloqueos en los alrededores de la ciudad y en las fronteras se han vuelto más intensos porque se han sumado grupos campesinos que actúan de forma autónoma, lo que hace más difícil conseguir autorizaciones para la circulación de extranjeros.

Problemas por el gas de Margarita

Señaló que el campo Margarita, cuya producción de gas se exporta a Argentina y Brasil, se encuentra rodeado por los piquetes que hace días amenazan con ocupar esas instalaciones para presionar al Gobierno del presidente Evo Morales a solucionar el conflicto.

Los manifestantes piden al Ejecutivo dejar sin efecto la decisión de contratar una empresa consultora que defina los porcentajes de la reserva de Margarita que corresponden a Tarija y Chuquisaca, porque aseguran que el gas del lugar y sus regalías son propiedad tarijeña.

El ministro jefe de la embajada de Paraguay en La Paz, Osvaldo Bittar, dijo a Efe que casi dos decenas de transportistas paraguayos están retenidos en el bloqueo cerca de la localidad de Villa Montes, situada a medio camino en la ruta boliviana hacia su país.

En cambio, varios pasajeros de esa nacionalidad varados en la zona usaron una ruta alterna para volver a territorio paraguayo.

La Cámara de Exportadores de la región de Santa Cruz (este) está preocupada por los daños que provoca el conflicto a los empresarios que cada día transportan 600 toneladas de carga con un valor de 240.000 dólares por las carreteras hacia Argentina y Paraguay.

La producción de minerales, soja, fruta, aceites y textiles es la perjudicada por los bloqueos, aunque hasta ahora no se ha calculado las pérdidas económicas globales, señaló la cámara empresarial.

El Gobierno de Morales ha convocado a los líderes políticos y cívicos de las dos regiones a dialogar en las próximas horas en la capital cruceña para intentar una solución al conflicto.

EFE