Su condición de vendedora ambulante no amilanó a Magdalena Zambrano Pérez (43) frente a sus rivales de conocidos restaurantes limeños, para alzarse con el triunfo en el concurso al “Mejor Picarón” de la IV Feria Gastronómica Mistura 2011.

Segura de la sabiduría heredada de su madre Isabel Pérez López y de la experiencia de 15 años preparando uno de los postres limeños de mayor tradición, Magdalena logró el reconocimiento público en el concurso organizado por la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega).

Harina sin preparar, zapallo, camote amarillo, levadura y sal son los ingredientes que conjuga con armonía y cariño para armar la masa que ingresará luego al perol de aceite y dar vida así al picarón, heredero del buñuelo español.
 
El plato culmina con la deliciosa miel hecha con agua, chancaca, higos secos, ralladura de naranja, canela y anís estrella: el complemento ideal para que los aros crocantes se bañen de dulzura y arranquen más de un suspiro al saborearlos.
 
Deliciosos picarones Marcelo” (nombre que le puso a su negocio en homenaje a su tercer hijo) se impuso en una reñida justa a los restaurantes “Matalaché”, “Doña Julia”, “Ibiza” y “Sabores peruanos”.
 
El jurado, integrado por la cocinera Elena Santos –hija y heredera de la recordada Teresa Izquierdo-, la historiadora Gloria Hinostroza, el empresario gastronómico Augusto Dalmau; y el coordinador de concursos de Apega, Roger Arakaki, tuvo una difícil labor por lo altamente competitivo de los participantes.
 
Para elegir al ganador, se tuvieron en cuenta la receta empleada, el procedimiento seguido en el certamen, la presentación del participante y la presentación del plato.
 
Conocedora del resultado que la dio por vencedora, Magdalena se abrazó con su madre y su hija que la acompañaron al “Auditorio Tradiciones” de la feria para darle su respaldo y ayudarla con los implementos de cocina.
 
Con emoción desbordante, la triunfadora prometió no perder la humildad con la que siempre atiende a sus clientes en su puesto de la cuadra 09 del jirón San Cristóbal de Gamarra, a dos cuadras de la avenida México, en el distrito de La Victoria.
 
Antes  tuvo lugar el concurso del “Mejor anticucho”, en la que el restaurante “La Panca” resultó ganador con su plato en el que destacó –según el jurado- el equilibrio de los sabores de la carne de corazón sazonada con sal y pimienta, y marinada en vinagre y ají especial.
 
La presentación también jugó a su favor. Trozos en forma de cubo de similar tamaño cocidos en término medio, y una guarnición de papa peruanita y el infaltable ají hecho con su variedad amarillo, rocoto, aceite vegetal y cebollita china, dejaron sin posibilidad de duda a los jueces para dar como ganador a Jorge Manuel Mendoza, propietario y chef de “La Panca”.

- Andina