El nuevo presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asume este viernes formalmente el cargo, cinco días después de ganar por escaso margen al opositor Henrique Capriles, quien tras unas protestas que dejaron 8 muertos, 60 heridos, 170 detenidos y algunos destrozos logró que se haga una auditoría total de los votos.

Maduro regresó esta misma madrugada a Caracas, tras asistir en Perú a una reunión de gobernantes sudamericanos convocada para tratar la crisis desatada en su país tras los comicios, donde recibió el espaldarazo que buscaba.

El heredero político de Hugo Chávez, cuyo fallecimiento en marzo pasado obligó la convocatoria de las elecciones del domingo, ganó por un ajustado margen de 1,8 puntos porcentuales (273.056 votos), según las cuentas oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE) escrutado el 98,97 % del total.

Por su parte, la posesión de Maduro ha sido criticada por la oposición, que ha exigido el recuento de los votos aceptado ayer por el poder electoral, debido al estrecho margen entre el ahora presidente y el líder opositor Henrique Capriles, de 1,83 puntos porcentuales.

La bancada opositora no asistió al Congreso a la espera de que se conozca el resultado de la auditoría a la votación del domingo.