EFE

Los venezolanos, divididos entre oficialistas y opositores, volvieron este sábado a las calles de Caracas con banderas de paz, en una jornada en la que unos exigieron justicia para el diputado chavista asesinado y los otros por las víctimas de la inseguridad del país.

Cientos de chavistas recorrieron el oeste de la ciudad hasta la sede del parlamento venezolano honrando al "joven mártir de la revolución", el diputado Robert Serra, asesinado en su residencia el pasado 1 de octubre, un crimen que, según dijo hoy el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, buscaba callarlo.

"Ustedes saben porque asesinaron a Robert Serra, (...) en primer lugar para callarlo, porque Robert Serra decía grandes verdades a una gran velocidad todos los días, en todos lados", afirmó Maduro en su discurso al término de la manifestación.

En el breve discurso, interrumpido por la lluvia, Maduró aseguró que el crimen fue realizado para "mandar un mensaje" a los jóvenes chavistas.

El asesinato fue hecho, "para que ustedes agarraran miedo, para que ustedes retrocedieran", dijo el presidente en el acto retransmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.

Durante la marcha por la paz y "contra el terrorismo", el presidente de la Asamblea Nacional (AN, parlamento), Diosdado Cabello, afirmó, que solo el proyecto revolucionario del Gobierno de Venezuela, será la garantía de paz para el país.

A lo que agregó: "pero no puede haber paz sin justicia".

Serra y su asistente María Herrera fueron asesinados en la residencia del diputado con armas blancas, asesinato que las autoridades venezolanas atribuyen a un crimen político, planificado desde hace meses, y ejecutado por paramilitares.

Por este crimen, informó Maduro, han sido detenidos siete de los autores materiales, y fueron emitidas órdenes de captura con código rojo de Interpol contra otros implicados.

Aún queda por esclarecer la responsabilidad intelectual de homicidio del parlamentario y su asistente, y que según las autoridades fue dirigido desde Colombia con complicidades internas y por el que los homicidas cobraron la suma de 500.000 dólares.

En la misma jornada, otros cientos de opositores marcharon hacia el este de Caracas, convocados por el secretario ejecutivo de Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, en la que fue su primera movilización desde que fue designado, y la primera de la plataforma desde que concluyó la ola de protestas que se iniciaron en febrero.

"RECLAMAMOS EL DERECHO DEL TODO EL PUEBLO A VIVIR EN PAZ Y EN LIBERTAD"

En esta movilización los opositores protestaron contra la inseguridad, la escasez y la persecución política, de la que aseguran, son víctimas, en un día en el que el opositor Leopoldo López, cumple ocho meses detenido en una prisión militar, acusado por la violencia en una marcha antigubernamental.

"Nosotros rechazamos la violencia sea de donde sea (...) para nosotros no hay víctimas de primera y víctimas de segunda", dijo a periodistas el secretario ejecutivo de la MUD, al comienzo de la marcha.
"Nosotros reclamamos el derecho del todo el pueblo venezolano a vivir en paz y en libertad", agregó Torrealba.

Al culminar la marcha denominada "Caminata por la Paz", Torrealba también anunció el comienzo de un nuevo plan de movilización nacional que buscará organizar a los venezolanos ante un escenario electoral, de "conflictividad", o "cualquier otro panorama" que se presente.

"Sea cual sea el escenario para la solución de la crisis, si es electoral, que es el escenario que queremos (...), pero si es por casualidad una situación de conflictividad social o cualquier otro panorama (...) es importante tener al pueblo organizado", dijo.

"Estamos en un nuevo concepto de calle", agregó Torrealba que asumió su puesto en la secretaria el pasado 24 de septiembre, antes en manos de Ramón Guillermo Aveledo.

"El nuevo plan de movilización de la oposición (...) consiste en decenas de miles de movilizaciones, medianas pequeñas, muy pequeñas, pero que logren impregnar la capilaridad social de Venezuela", explicó Torrealba que prefirió no dar más detalles de las actividades.

Para el portavoz de la MUD, "la única manera de garantizar la paz es con el pueblo movilizado".
La marcha también contó con la presencia del excandidato presidencial, Henrique Capriles y la opositora María Corina Machado, quien exigió el cese de la violencia y la persecución política.

"Salimos con la petición clara de exigir el cese de la violencia, porque es que hoy hasta quienes salen a protestar convocados por el oficialismo, saben que la violencia tiene un único responsable: el régimen", dijo machado según reseña una nota de prensa.

Con esta actividad la plataforma MUD, que agrupa a casi toda la oposición, se inicia una nueva etapa tras el proceso de reestructuración al que la llevaron las fricciones internas de los partidos que la integran.

EFE