Video confirma que policías dieron golpiza que mató a Gerson Falla

De esta manera la versión de los efectivos de la comisaría de San Borja se vino abajo ya que las imágenes muestran la brutal golpiza que recibió el joven de 26 años.
Frecuencia Latina

"La Policía lo negaba, pero mi hijo nunca mintió", expresó Marco Antonio Falla, padre del joven Gerson Falla, quien falleció el pasado 26 de abril, a consecuencia de una brutal golpiza propinada por efectivos de la comisaría de San Borja, según confirman dos videos.

El joven de 26 años fue víctima del ensañamiento policial, que en un confuso episodio lo intervinieron cuando buscaba refugio en una panadería, al presentir que iba a ser asaltado.

Después de tres meses de la agresión, los padres de Gerson, vieron las imágenes del duro momento que pasó su hijo, y donde se identifica plenamente a dos de los policías involucrados. Al suboficial Cristhian Sánchez Méndez y al alférez Manuel Navarro Valdivieso.

La investigación realizada por la Inspectoría de la Policía, que concluyó el pasado 26 de julio, resolvió sancionar a 9 de los 11 procesados, pasando al retiro a cuatro de ellos, entre los que figura Sánchez Méndez. Sin embargo, el alférez Navarro solo fue sancionado con cuatro meses de disponibilidad.

De la misma forma, el capitán Pablo Oyola Castillo, quien estuvo a cargo de la comisaría, fue puesto a disponibilidad por seis meses.

Según Reporte Semanal, que difundió las imágenes, quien lo habría grabado sería el suboficial Alfredo Huamán Álvarez, precisamente el primero en intervenir a Gerson y el primero en negar que algún miembro lo hubiera golpeado.

El efectivo, en su manifestación ante la Fiscalía, aceptó que grabó el video con su celular, para disuadir a sus compañeros y dejen de maltratar al muchacho, que yacía tendido en el piso, sin poder moverse, mientras le doblaban los brazos y hacían escarnio de él.

Sobre Huamán se sabe que tiene denuncias por falsedad, estafa, y ha sido sancionado por lesiones, por usar su arma de reglamento en estado de ebriedad y por empeñar su carnet de identificación policial por cuatro cervezas, refiere el reportaje.

Además la Inspectoría de la Policía ha concluido que la lesiones propinadas con la vara de reglamento a Gerson Falla fueron realizadas dentro de la comisaría y la droga que supuestamente portaba le fue ‘sembrada’.

Por el momento, los efectivos involucrados en la brutal golpiza han preferido guardar silencio. Ellos esperan el resultado de una apelación interpuesta ante el Tribunal disciplinario Superior, mientras que sobre ellos pesa una denuncia por el delito de lesa humanidad en la modalidad de tortura, la que está siendo vista en la Segunda Fiscalía Supraprovincial de Lima y otra denuncia por homicidio que aguarda en la Quinta Fiscalía Provincial.

"Me hubiese gustado estar allí para tratar de ayudarlo (...) Me imagino que ha sufrido mucho mi hijo, pero hubiese preferido estar yo que él", dijo el acongojado padre.

"Que las autoridades competentes tomen más fuerza en este caso porque se ve muy claro que los policías lo ultrajan a mi hijo", agregó desconsolada Natalia Marreros, madre de Gerson.