Proveedora intentó ingresar drogar al penal.
Proveedora intentó ingresar drogar al penal. | Fuente: RPP Noticias

Personal de seguridad del penal de Lurigancho intervino a una proveedora, identificada como Yuli Ricardina Chanca Túpac, cuando pretendía ingresar una bolsa con vísceras que contenían en su interior 184 paquetitos de plástico con cannabis sativa (marihuana).

El hecho se produjo cuando los agentes penitenciarios que se encontraban en la exclusa principal notaron el nerviosismo de la proveedora y procedieron con la revisión del triciclo en el que transportaba alimentos y abarrotes.

Inmediatamente, las autoridades del penal comunicaron la intervención a la Tercera Fiscalía Judicial Penal Corporativa del primer despacho de la jurisdicción de San Juan de Lurigancho. A partir de esta coordinación, también llegaron efectivos del Departamento de Investigación Criminal (DIPINCRI) II de San Juan de Lurigancho para realizar las diligencias correspondientes.

Tras esto, el personal policial retiró de las vísceras las bolsitas de plástico que contenían la droga. El producto finalmente no logró ingresar al penal y el caso será investigado por las autoridades de la Tercera Fiscalía Judicial Penal Corporativa del primer despacho de este distrito.

Droga dentro de presas de carne

Días atrás, cinco personas fueron detenidas por intentar ingresar, dentro de tapers con comida, cerca de 8 mil píldoras para dopar personas y bolsas con pasta básica de cocaína (PBC) al penal El Milagro de Trujillo, según confirmó el Instituto Nacional Penitenciario (INPE).

Los intervenidos camuflaron la droga dentro de las presas de carne y la comida, para burlar la seguridad a la hora de ingreso; sin embargo, los agentes del INPE se percataron de la ilegal mercadería al momento de realizar el control de seguridad.

Una de las detenidas es Yolimar Ortíz Pérez, ciudadana venezolana, madre de Marcos Colmenares Ortiz, preso por asesinar de ocho puñaladas a un taxista en agosto de 2019. Ella colocó 300 gramos de PBC en un táper con comida.

También fueron detenidos Anita Sánchez Tarrillo, Rolando Rodríguez Degracia, Carmela Gálvez Bueno y Anniderli Domíguez Riveros, quienes pretendía ingresar, entre todos, unas ocho mil pastillas circulares; tanto de color de naranja y celeste, utilizadas, según el INPE, para dopar a las personas.

Estos medicamentos tenían como destino a reos que ya cumplen diferentes sentencias por la comisión de delitos, como hurto agravado, extorsión, tenencia ilegal de armas de fuego y tráfico ilícito de drogas.