Mira a qué grupo perteneces. | Fuente: Getty Images

Un reciente estudio de la London School of Economics and Political Science (LSE) determinó que la personalidad y los patrones de conducta son los que determinan las reacciones al volante. Tras una serie de entrevistas, focus group y la aplicación de otras herramientas de evaluación conductual, lograron agrupar a los conductores por las características ya señaladas, en siete tipos:

1. El profesor

El que considera que debe enseñar a los demás a conducir o las normas viales. Al parecer siempre espera que se reconozca su sabiduría y su ánimo de enseñar.

2. El sabelotodo

Es como el profesor, pero en lugar de ser pedante es agresivo. Trata al resto de conductores como inútiles y busca el conflicto y agredir verbalmente a los demás sin salir de su auto.

3. El competitivo

Algunos lo llaman el "conductor Meteoro", como el corredor de carreras de los dibujos animados. Es aquel que no permite que nadie se le adelante, cierra el paso y acelera con el afán de evitar que cualquiera lo supere en la pista.

4. El justiciero

Supera el patrón del sabelotodo: cree que además de llamar la atención de quienes no siguen las normas, debe castigarlos. Su agresividad va más allá de los gritos e improperios. Puede llegar a salir de su auto y buscar una pelea.

5. El filósofo

Es el controlado, el conversador, el que intenta conciliar y buscar la explicación de los errores al volante.

6. El evasivo

Busca evitar los peligros en la pista, quizá con una pizca de paranoia. No se comunica con los demás conductores, así alguno de ellos haya realizado una mala maniobra.

7. El fugitivo

Es más cerrado que el evasivo, pues crea su pequeño universo dentro de su auto, del que no saldrá así se incendie el mundo a su alrededor.

De acuerdo a un estudio realizado por la ONG Luz Ámbar sobre los conductores de Lima, el chofer promedio limeño es la suma del competitivo, el justiciero, el evasivo y el fugitivo, pero sin saber nada o poco de las reglas de tránsito. “Si tenemos que sacar un perfil, diremos que el conductor limeño es agresivo porque la mayoría no respeta las normas de tránsito, no cede el paso a los peatones, siempre apuesta por el exceso de velocidad, no es cortés y maltrata a los pasajeros”, informa la organización.

No se trata solo de apreciaciones, el estudio de Luz Ámbar halló que el 96% de los conductores que encuestó desconoce las normas de tránsito y un 65% no ha completado la secundaria. Menos del 30% se informa a través de la radio o de periódicos populares y deportivos. En el caso de los conductores de transporte público, trabajan más de 12 horas.

Luis Quispe Candia, presidente de la ONG, señala la necesidad de reformas estructurales de las normas para entregar brevete y regular las condiciones de trabajo de los choferes de transporte público, puesto que las malas condiciones de trabajo se traducen en la agresividad y la imprudencia con la que suelen manejar.

¿Te identificas con el perfil del conductor limeño?, ¿qué tipo de conductor piensas que eres?

Sepa más: