Vince McMahon
Vince McMahon está en el ojo de la tormenta en medio de todas las noticias de WWE durante las últimas horas. | Fuente: WWE

Un accionista de WWE demandó a Vince McMahon acusándolo de usar “ilegalmente” su poder de votación para regresar a la junta directiva de la compañía.

El inversor llamado Scott A. Fellows demandó a McMahon en el Tribunal de la Cancillería de Delaware, acusándolo de ejercer su control de voto del 81 % para expulsar a tres miembros de la junta, reemplazarlos con leales e impulsar cambios en los estatutos que "impondrían su voluntad en la junta y WWE".

Un caso que no parará

Vince McMahon regresó a WWE luego de retirarse de su puesto de CEO tras una ola de acusaciones de acoso sexual.

Hace algunos días, anunció que buscaba regresar para facilitar el proceso de venta de la empresa. Como advertencia, señaló que no aprobaría (es el accionista mayoritario de la empresa) ningún nuevo acuerdo televisivo si no se le reincorporaba a WWE.

De acuerdo con la demanda colectiva propuesta, McMahon programó su regreso para tomar el control de las próximas negociaciones sobre los derechos de los medios de comunicación que expiran de la compañía, el "elemento vital" del negocio, y forzó su regreso aprovechando una amenaza de retener el apoyo a cualquier acuerdo alcanzado sin su consentimiento.

Pero la medida de “tomar el control personal completo sobre cualquier decisión corporativa importante” al “agregar a sus secuaces a la junta” viola la ley de Delaware, dice la demanda.

Curiosamente, este tribunal es el mismo que terminó obligando a Elon Musk a comprar Twitter.

Tiene el poder

Vince McMahon se alejó de su papel como director ejecutivo y presidente de WWE en medio de una investigación de un comité especial de la junta de la compañía sobre denuncias separadas de mala conducta contra él y el jefe de relaciones de talento de la compañía. Supuestamente, pagó 3 millones de dólares a un extrabajadora con la que tuvo una aventura.

Sin embargo, un artículo del WSJ señala que él considera que recibió “malos consejos de su entorno”, lo que provocó que se retirará de la empresa que forjó desde hace décadas.

Este martes, Vince fue elegido presidente ejecutivo de la junta, mientras que Stephanie McMahon renunció a su cargo de coCEO de la compañía. Mucho se rumorea que WWE ya estaría llegando a un acuerdo con el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita para su venta, la cual incluso permitiría que Vince siga al mando hasta su muerte. 

Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek. Además también puedes escuchar nuestro PROGAMER Podcast en RPP Podcast, iTunes y Spotify.