EFE

La selección de Australia superó por 67 a 5 a Estados Unidos en el Wellington Regional Stadium en la tercera jornada del Grupo C, en un partido en el que el jugador "aussie" Adam Ashley-Cooper logró el triplete más rápido de la historia de los mundiales.

Los "Wallabies" se rehicieron de su inesperada derrota ante Irlanda en la última jornada de la Copa del Mundo y superaron a la selección de Estados Unidos con comodidad consiguiendo once ensayos y seis conversiones logradas de once posibles.

El récord australiano se consiguió en tan solo siete minutos, desde el 58 al 65, tiempo que tardó el ala Asheley-Cooper en conseguir tres ensayos. Los "aussies" reaccionaron bien a la derrota ante el combinado irlandés la semana pasada y comenzaron el partido enchufados. El apertura Quade Cooper asistió a Robert Horne, quien consiguió el primer ensayo del partido al comienzo del encuentro. Sin embargo, Kurtley Beale falló la conversión.

Rocky Elson consiguió poner el 10-0 en el marcador, pero Estados Unidos, gracias al capitán y medio melé Tim Usasz dirigiendo el partido, consiguió no distanciarse en el marcador. El estadounidense JJ Gagiano logró el primer y único ensayo para el conjunto norteamericano tras numerosos ataques que resultaron infructuosos ante una buena defensa australiana. El conjunto "Wallabie" no se dejó superar y consiguió un ensayo más antes del descanso y que puso el marcador 22-5.

Tras el intermedio, la selección australiana salió enchufada y logró una amplia ventaja que, a la postre, resultaría insalvable para los estadounidenses. El entrenador "wallabie" Robbie Deans decidió dar descanso a los jugadores habituales y, en el minuto 66, ya había dado entrada a todos sus suplentes, lo que significó que cuando Anthony Faingaa tuvo que ser retirado en camilla, los australianos jugaron los últimos segundos del encuentro con catorce.

Tras su victoria ante Estados Unidos, el XV australiano se sitúa líder del Grupo C con dos victorias y una derrota. El próximo domingo se enfrentan en Rotoruoa las selecciones de Irlanda y Rusia, en un partido en el que se espera que los hombres de Declan Kidney recuperen el liderato del grupo.

Mañana se disputan dos partidos, Inglaterra-Rumanía, partido en el que se espera una mejora en el juego del XV de la Rosa, y uno de los partidos más esperados de la primera fase, el Nueva Zelanda- Francia, que determinará la selección que liderará el Grupo A de la Copa del Mundo.

EFE