El maratón previsto para este domingo en Nueva York, el más numeroso que actualmente se disputa en el mundo, ha sido cancelado después de la creciente oposición en la ciudad, que todavía lucha por recuperarse del devastador paso por la región de la tormenta "Sandy".

"Hemos decidido cancelarlo ante la ola de controversia que ha generado", afirmó hoy en un comunicado el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

El alcalde había reiterado hoy mismo que la carrera seguía en pie pese a la ola de críticas que había suscitado en los últimos días la decisión, puesto que millones de personas en la región siguen sin electricidad, calefacción o agua.

La carrera debía cruzar los cinco barrios de la ciudad a partir del pistoletazo de salida en Staten Island, uno de los sitios más golpeados de la ciudad, y donde más neoyorquinos murieron por el azote de "Sandy", el pasado lunes (41 hasta ahora en el conjunto de la ciudad).

"¿Cómo se puede iniciar una carrera a 800 metros de donde ha muerto gente?", se preguntaba indignado el líder de la oposición republicana en el Ayuntamiento, James Oddo, en unas declaraciones a CBS desde Staten Island, donde miles de residentes siguen intentando limpiar sus casas o buscan algo de valor entre los restos de lo que habían sido sus viviendas.

Un número creciente de habitantes de la Gran Manzana estaba manifestando su malestar en redes sociales o en llamadas y mensajes a los medios de comunicación locales.

EFE