El mariscal de campo Drew Brees se convirtió en la gran figura de los Saints de Nueva Orleans para guiarlos al triunfo de 31-17 ante los Colts de Indianápolis en la cuadragésima cuarta edición del Super Bowl y convertirse en el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP).

Brees, que quedó siempre durante la semana previa en un segundo plano ante el protagonismo de Peyton Manning, el mariscal de campo estelar de los Colts, surgió en la segunda parte para ser el líder indiscutible y clave del triunfo de los Saints.

El mariscal de los Saints completó 32 de 39 pases para 288 yardas con dos envíos de "touchdown" y no le hicieron ninguna interceptación.

Brees con los 32 pases completados empató la mejor marca en la historia del Super Bowl.

"Ha sido un año increíble, nació mi hijo, ahora he conseguido mi primer título de Super Bowl, simplemente maravilloso", declaró Brees. "Creo que vamos a tener una celebración muy especial en Nueva Orleans durante el próximo Mardi Gras".

EFE