Familia de Elena Keldibekova está contenta con la 'patadita de Dios'

Johnny Westreicher dijo que le causó gracia ver la patada que hizo su esposa en el Pre Mundial de Brasil, mientras su hijo manifestó: "Mi mamá es lo máximo".

El esposo de la seleccionada peruana de voleibol Elena Keldibekova, Johnny Westreicher, reveló que fue una gran alegría ver la jugada que protagonizó la armadora nacional y al igual que su retoño, Jan, se siente orgulloso por el desempeño que tuvo en el Pre Mundial de Brasil.

Como se recuerda, Keldibekova pasó a la posteridad debido a su simpática jugada en el partido ante Argentina, semifinales, pues salvó un balón con el pie y ello fue bautizado como la "patadita de Dios".  

"Primeros nos matamos de risa cuando ella salvó la pelota. Es algo que no se da así nomás. Fue un momento fortuito y, entonces, sacó el pie y salvó la jugada. Lo mejor de todo es que terminó en punto peruano. Fue una gran alegría de ver esa jugada", dijo muy orgulloso el esposo de la armadora a un medio local.

Además, Westreicher recordó como conoció al amor de su vida, con el que tiene un hijo de nombre Jan, e indicó que fue la pasión por el voleibol el que los unió desde un primer momento, pues fue su entrenador en el club Regatas Lima.

"Pasaron solo dos meses e hice que (Elena) se quedará", comentó.

Finalmente, el hijo de ambos también opinó sobre lo hecho por la seleccionada nacional. "Mi mamá es lo máximo. Hablé con ella al rato por el teléfono y le dije que la quiero mucho. No conversamos muchos sobre la jugada, pero le deseé que siga jugando bien", manifestó el primogénito de la Keldibekova, Jan Westreicher.