Fórmula Uno: Hamilton más líder que nunca tras ganar en el GP de Japón

Lewis Hamilton se coronó una vez más en la F1 en un carrera marcada por el accidente sufrido por el francés Jules Bianchi (Marussia).
AFP

Lewis Hamilton (Mercedes) reforzó su liderato en el Mundial de Fórmula Uno al ganar este domingo, por delante de su compañero y rival alemán Nico Rosberg, el lluvioso Gran Premio de Japón, que concluyó antes de tiempo a causa del grave accidente sufrido por el francés Jules Bianchi (Marussia).

Hamilton, de 29 años, logró su octavo triunfo del año, el trigésimo en Fórmula Uno, en una carrera en la que Mercedes volvió a mostrar un total dominio, firmando el octavo "doblete" del año tras copar, asimismo por octava vez, la primera fila; dejando virtualmente sentenciado a su favor el Mundial de constructores.

El GP de Japón que acabó seis vueltas antes de lo previsto tras el accidente de Bianchi, trasladado inconsciente a un hospital en ambulancia, dada la imposibilidad de hacerlo en helicóptero, a causa del mal tiempo.

Las primeras informaciones apuntan a que Bianchi pudo haberse estrellado -no hay imágenes del accidente- contra la grúa que retiraba de la pista el Sauber del alemán Adrian Sutil, accidentado poco antes, testigo visual del percance del francés y que describió la situación como "crítica".

La jornada ya había comenzado de forma caótica, tomándose la salida -con neumático de lluvia extrema- por detrás del coche de seguridad y con una bandera roja, a causa de la salida de pista del sueco Marcus Ericsson (Caterham), en la segunda vuelta, que provocó la interrupción de la carrera un giro más adelante.

Nada más reanudarse la prueba, de nuevo por detrás del "safety car", se quedó parado el Ferrari del español Fernando Alonso, que, esta vez a causa de un problema eléctrico, abandonó por segunda vez en lo que va de año, después de haberlo hecho también en Monza (Italia).

Una vez reanudada la carrera, el inglés Jenson Button (McLaren), que había arrancado octavo y que acabaría quinto, fue el primero en cambiar a neumático intermedio, ascendiendo rápidamente hasta el tercer puesto que ocupaba todavía en la vigésima vuelta, en la que Rosberg lideraba por delante de Hamilton, con Vettel, que había remontado desde el noveno de parrilla, en cuarta posición.

El inglés enchufó la directa, fue marcando los mejores giros y ya no cedió el primer puesto hasta el final, logrando -con vuelta rápida (la 39)- su octavo triunfo del año, el trigésimo en F1.

A nueve vueltas para el inicialmente previsto final entró de nuevo el "safety", tras el accidente del alemán Adrian Sutil. Y a siete se sacó de nuevo la bandera roja que dio por finalizado el Gran Premio, a causa del grave accidente de Bianchi.

Hamilton lidera ahora el Mundial con 266 puntos, diez más que Rosberg, a falta de cuatro carreras para el final de un campeonato que se reanuda el próximo fin de semana, cuando se dispute el primer Gran Premio de Rusia de la historia.

Pero no hubo celebración en Suzuka, donde se veían caras largas y rostros de preocupación por el estado de Bianchi, de 25 años, integrante del programa de pilotos jóvenes de Ferrari y que disputa su segunda temporada en Fórmula Uno con Marussia.

 EFE