Nueva Zelanda sigue festejando, pues el colorido y el carnaval se vive al máximo en los estadios que albergan los cotejos de este Mundial de rugby.