El tenista francés Jo-Wilfred Tsonga acabó con Mardy Fish, la gran esperanza del tenis norteamericano en el Abierto de Estados Unidos, en los octavos de final del último Grand Slam de la temporada, tras derrotarlo en un duro partido por 6-4, 6-7(5), 3-6, 6-4 y 6-2.

El norteamericano, octavo cabeza de serie, tenía ante sí un duelo muy complicado frente al francés, undécimo favorito, que había demostrado un alto nivel tenístico a lo largo del torneo. El partido no defraudó a las expectativas.

Ambos ofrecieron un combate durísimo entre dos grandes pegadores que se prolongó durante casi cuatro horas, y en el que Fish acabó con molestias en la pierna derecha, de las que le atendieron en el cuarto set y que acabaron permitiendo al jugador galo remontar el partido, tras ponerse el americano dos sets a uno por delante.

Fish afrontaba el último Grand Slam de la temporada como ganador de las US Open Series, al ser el tenista que más puntos había sumado en la gira norteamericana, después de ganar en Atlanta, alcanzar las finales de Los Angeles y el Masters 1000 de Montreal, así como las semifinales del Masters 1000 de Cincinnati.

Tras ceder el primer set, Fish se rehizo y se apuntó los dos siguientes en un enfrentamiento muy duro y físico que le acabó pasando factura. A la conclusión del cuarto set, solicitó la presencia del fisioterapeuta, quien trató de recuperarle, pero su nivel bajó muchos enteros y Tsonga no tuvo piedad para cerrar el partido.

En cuartos de final, Tsonga se podría ver las caras con Roger Federer, si el suizo gana al argentino Juan Mónaco, al que parece tenerle tomada la medida, ya que le ha derrotado en los dos últimos partidos celebrados este año, uno de ellos, en los cuartos de final de otro Grand Slam, el de Wimbledon.

EFE