El ciclista Lance Armstrong, quien fuera despojado en el otoño de sus siete títulos del Tour de Francia por dopaje y se le prohibió de por vida de la competición en todos los deportes olímpicos, manifestó públicamente que utilizó sustancias prohibidas durante su carrera como ciclista.

Armstrong admitió su culpa pues su intención es volver a reanudar su carrera deportiva.

Según informa el diario The New York Times, el estadounidense negó dicha acusación, incluso cuando los funcionarios antidopaje presentaron su caso, Armstrong afirmó no saber nada de eso y siguió viviendo su mentira. 

Sin embargo, ahora Armstrong se ha reunido con Travis Tygart, director ejecutivo de la agencia antidopaje, para poder mitigar la suspensión de por vida que recae sobre él y a su vez, espera reunirse con David Howman, director general de la Agencia Mundial Antidopaje para lograr su propósito.