La atleta panameña Rolanda Bell quedó eliminada en la primera ronda de los 3.000 obstáculos del Mundial de Atletismo, aunque dejó a su paso una de las imágenes más curiosas del torneo al protagonizar una espectacular caída en la que se zambulló de cabeza en la ría.

"Estoy muy decepcionada, porque nunca antes había caído. No sé si fueron los nervios, pero mis pasos iban fuera de sitio y fallé en el salto", admitió la panameña al terminar la carrera.

Bell, de 27 años, llegó a Pekín "muy en forma", habiendo corrido esta temporada en 9:47.16, su mejor marca de siempre, aunque su tropiezo hizo que finalizara la última de su serie con un tiempo de 10:33.78, el peor registro de todas las participantes.

"Sabía que iba a ser difícil pasar por mi mejor marca, pero mi objetivo era intentar conseguir la mínima olímpica", explicó la atleta, de padre panameño y madre estadounidense.

Una vez eliminada de los Mundiales, la fondista da por cerrada la temporada de pista y, a falta de correr algunas pruebas en ruta, ya piensa en trabajar su punta de velocidad con vistas a la clasificación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro