Su temperamento, carácter; pero sobre todo su amor a la camiseta nacional han permitido que Natalia Málaga cale en el corazón de cada uno de los peruanos que la reconocen como una hazaña viviente de voleibol peruano.

Pero no hay duda que la fan número uno de la ex mundialista es la pequeña Natalia, quien admira el carácter pujante de su mamá y que sueña en ser algún día como ella.

"Me encanta el  carácter de mi mamá, a veces me hace reír mucho. Me gustaría practicar el vóley  profesionalmente como ella", dijo Natalia de 13 años.

En el tema del corazón, Málaga reveló que aunque no mantiene ninguna relación amorosa y no ha hecho "clic" con nadie, se siente tranquila.

"Uno tiene que tener tiempo para salir con los amigos, salir a tomar un trago, ir a una discoteca, conocer gente; por hay sale alguien y haces un clic;  pero no tengo tiempo para nada de eso", dijo la voleibolista del club Regatas.

Aunque reconoció que sí se da un tiempo para distraerse, pues señaló de vez en cuando se "toma unos traguitos".

Asimismo, "Doña Bárbara" se refirió al empuje que le da a las integrantes de la selección de voleibol peruano.

"He aprendido a darme cuenta  a quien tengo  que meterle sus "ajos" y a quien tienes que decirle que siga para adelante", finalizó Natalia Málaga.