RPP

“Para variar”. Esa fue la única frase que soltó la entrenadora de la selección peruana de vóleibol, Natalia Málaga respecto al incidente que afrontó junto a sus dirigidas al llegar al aeropuerto Jorge Chávez y no encontrar ningún bus de la Federación que las recoja.

Málaga apoyó a las jugadoras para pagar los taxis compartidos y así marcharse a sus casas para descansar luego del viaje desde Argentina. La entrenadora fue la primera en abandonar el aeropuerto Jorge Chávez.

De otro lado, Natalia se refirió a la campaña del combinado nacional en el Grand Prix tanto en las etapas de Perú y Argentina.

“A las jugadoras les falta todavía mucha más experiencia cuando están en un momento de presión, no supieron salir de eso. Esto sirve para corregir nuestros errores y seguir trabajando”, dijo Málaga al resaltar que aún se trata de un equipo muy joven.