Según el diario digital ABC de España, el mejor amigo de Oscar Pistorius, Justin Divaris, reveló el contenido de la llamada angustiosa que el atleta sudafricano le hizo la madrugada del 14 de febrero, luego que disparara y matara a su novia, Reeva Steenkamp.

"Mi chica... he matado a mi chica... que Dios me lleve", le dijo a su amigo el deportista.

Divaris, tras oír a Pistorius, acudió hasta la casa del atleta que ya se encontraba cercada por la policía. "Pistorius estaba detenido en el garaje, pero me dejaron hablar con él", dijo al tiempo de agregar que las palabras del deportista eran incoherentes.

De otro lado, la idea de que Reeva fue disparada mientras estaba sentada en el inodoro va cobrando fuerza, e incluso que aún estuviera viva cuando Pistorius la bajó en brazos por las escaleras para tratar de reanimarla.