El atleta sudafricano Oscar Pistorius, acusado del asesinato de su novia, la modelo Reeva Steenkamp, está negociando un acuerdo para solucionar la demanda civil interpuesta en su contra por la familia de su antigua pareja.

Las negociaciones de Pistorius, que el próximo marzo afrontará un juicio por la vía penal, han sido confirmadas por los abogados de ambas partes en declaraciones publicadas por el diario sudafricano "Times".

Los padres de la modelo, los pensionistas Barry y June Steenkamp, han demandado al velocista y piden una indemnización por pérdida de ingresos y sufrimiento emocional a raíz de la muerte de su hija, que les apoyaba con ayuda económica.

El abogado de Pistorius, Kenny Oldwage, confirmó el diálogo abierto entre su cliente y la familia de su novia, pero no dio detalles porque "esta es una situación muy sensible".

El letrado que representa a los Steenkamp, Petrus de Bruyn, tampoco entró en concreciones y se limitó a comentar que las negociaciones son "intensas", pero que "no se ha decidido nada todavía".

Pistorius quiere alcanzar un acuerdo antes de que se emita el veredicto del juicio penal, que durará del 3 al 20 de marzo de 2014, a fin de amortiguar el importe de la indemnización, que podría ser millonaria.

Los Steenkamp creen que, si el velocista es hallado culpable de asesinato, el peso de su demanda civil saldrá "fortalecido", señaló al periódico un amigo de la familia, quien subrayó que el atleta "privó a sus padres (los de la modelo) de un ingreso" y "ellos apenas sobreviven" con el apoyo de "otra gente".

"Esto es demasiado. Estamos de duelo. Echamos de menos a nuestra preciosa hija (...). Nada de esto tendría que haber sucedido. Queremos justicia. Queremos que pague la persona que hizo esto", afirmó la madre de la modelo.

La noticia se divulgó un día después de que Pistorius compareciese ante el Tribunal de la Magistratura de Pretoria, que anunció que el juicio por la muerte de su novia empezará el próximo 3 de marzo.

La Fiscalía acusa al deportista de los delitos de asesinato y violación de la ley sudafricana de control de armas.

El alegato del fiscal, de ocho páginas, contiene una lista de 107 testigos que serán llamados a declarar durante el juicio.

EFE