El piloto mexicano Sergio Pérez se encuentra estable, consciente y habla, según los médicos que lo atienden en el hospital Princesa Gracia de Mónaco donde fue trasladado tras su accidente en la sesión de clasificación del Gran Premio de Mónaco.

Según el parte médico emitido, el piloto presenta conmoción cerebral y no sufre fractura alguna. Permanecerá la noche de este domingo internado y sometido a observación.

A la salida del túnel, el coche del mexicano giró hacia la derecha, golpeó contra los raíles de seguridad y se estrelló violentamente contra las protecciones.