El tenista español Rafael Nadal y el japonés Kei Nishikori jugaron un partido de exhibición a los pies de la basílica de la Sagrada Familia en Barcelona, como parte de la promoción el Torneo Conde de Godó.

El número dos del mundo que llegará a Barcelona después de ganar a Novak Djokovic en Montecarlo, tratará de añadir a su palmarés su séptimo Trofeo Conde de Godó, un torneo que domina con absoluta tiranía y que este año cuenta con una participación de lujo con cinco de las primeras ocho raquetas del ránking mundial.

Nadal participará por octava vez en este torneo que se juega en las pistas del Real Club Tenis Barcelona y en el que se ha impuesto en seis ocasiones.

Solo falló en su debut, en el 2003, con 16 años, y en la que es su única derrota hasta el momento en el Godó, en segunda ronda contra el actual capitán español de Copa Davis, Àlex Corretja.

Desde entonces, todo ha sido victoria para el manacorense, que se tomó un paréntesis en el año 2010 cuando las molestias en las rodillas le hicieron renunciar a Barcelona en una edición en la que Fernando Verdasco rompió el reinado de Nadal.