Sugar Ray Leonard confesó que las drogas y el alcohol casi lo matan

El legendario boxeador estadounidense, capaz de conquistar cinco títulos mundiales en cinco pesos diferentes, señaló que ´la gente nunca podrá imaginar´ las cosas que sufrió durante su carrera profesional.

El considerado uno de los mejores púgiles de la historia del boxeo, "Sugar" Ray Leonard, ha confesado que dentro del boxeo sufrió mucho al dejarse llevar por el éxito.

"El boxeo es un deporte de minorías, llevamos muy dentro ese hambre y ese deseo por ganar, pero el éxito te convierte en una persona sin perspectiva porque comienzas a vivir una vida que nunca imaginaste. Eso conlleva distracciones y seducciones: drogas, alcohol, mujeres... Esas cosas casi me matan", admitió el estadounidense, de 55 años.

Las adicciones comenzaron en 1982, justo después de la primera de sus cinco retiradas. El púgil admitió que la cocaína le hacía olvidar la necesidad de estar sobre el ring, pero también le llevó a abusar físicamente de su primera esposa, Juanita.

"Tuve el deseo de recuperar el control sobre mi vida y la habilidad de mirarme al espejo y ver lo que no quería ser", apuntó Leonard. "Me hice justicia a mí mismo; dejé el alcohol y las drogas, y me liberé de ciertas cosas que guardé demasiado tiempo en mi corazón y en mi estómago. La gente nunca podrá imaginar lo que sufrí", añadió.

Leonard se refiere con ello a los abusos sexuales que sufrió a la edad de 15 años por parte de uno de sus entrenadores, en Nueva York, y a la violencia doméstica que vivió en su hogar siendo un niño, con escenas de una brutalidad insospechada, tal y como revela en su biografía "The Big Fight: My Life In and Out of the Ring".

"El mejor recuerdo de mi carrera es el ganar en mis inicios, cuando la gente no confiaba en mí, cuando tuve que vencer a la lógica y tumbar cualquier raciocinio; esos momentos jamás los olvidaré", comentó.

En tanto, ‘Sugar’ Leonard considera que el púgil más grande de la historia es Muhammad Ali.

"Ali puso toda su vida al servicio del boxeo; él es más grande que el propio boxeo", indicó Leonard.

EFE