Daniella Rosas solo es una de las tantas deportistas que se consagró con la medalla de oro. | Fuente: Fotocomposición: Margarita Naupari

Con los brazos al aire y golpeándose el pecho, llena de orgullo, Daniella Rosas predijo su victoria. El Perú hizo la cuenta regresiva como si fuera Año Nuevo. La misma emoción se sintió cuando el marcador finalizó y dio por ganadora a una chica de 17 años que, alzada sobre hombros, levantó la bandera de su país, como solo los más grandes deportistas pueden hacerlo al obtener una medalla de oro.

Daniella es una de las tantas mujeres deportistas que colocaron la bandera de nuestro país en el podio en Lima 2019, pero las victorias de peruanas no siempre fueron así. ¿Cómo ha evolucionado la participación femenina de Perú en los Panamericanos?

Las cifras las respaldan

La cantidad de mujeres que participa en los Juegos Panamericanos va en aumento. De acuerdo a datos proporcionados por el Instituto Peruano del Deporte a RPP Noticias, a través de una solicitud de acceso a la información, en 1999 solo poco más de la tercera parte de nuestra delegación fue femenina: 28 de los 80 atletas eran chicas.

Este año la cifra creció a casi la mitad, pero la estadística se mantiene: la cantidad de deportistas peruanas en Panamericanos siempre fue menor a la de los varones. A pesar de eso, en dos ocasiones, las mujeres obtuvieron más medallas que los hombres. Ocurrió en Santo Domingo 2003 y Guadalajara 2011. En el primero, de las diez medallas ganadas, seis fueron en modalidades femeninas; en el segundo, cinco de siete.

En Lima 2019 la cuestión va pareja, 5 medallas de oro para mujeres y 6 para hombres (hasta ahora). Sin embargo, las diferencias en cuanto al apoyo que reciben las deportistas son evidentes.

Tal es el caso de la selección femenina de fútbol. Mientras que los hinchas acuden a cada partido para apoyar a los chicos, son pocos quienes le hacen barra a las mujeres.

Sofía Carrillo es una reconocida activista feminista, quién también ejerció como periodista deportiva durante seis años. Ella presenció de primera mano las diferencias entre ambos equipos, pero también los cambios positivos.

“La situación de las mujeres que juegan fútbol es muy distinta”, señaló a RPP Noticias, “tienen muchas dificultades para que este se convierta en su profesión”. Tener que trabajar en otros lugares, fuera de la cancha, no les permite desarrollar su potencial al máximo.

“Perú es uno de los pocos países latinoamericanos que sigue teniendo el fútbol femenino como amateur”, agregó María Belén Bueno, directora de comunicaciones de LF7, la empresa social que creó el circuito femenino más grande del país. Colombia y Chile, por mencionar dos ejemplos, han convertido sus ligas en profesionales y las chicas se dedican 100% al deporte, señaló. Los resultados se ven en la cancha.

En Estados Unidos, en la década de los 80, se aprobó una ley que dice que las selecciones masculinas y femeninas recibirán el mismo apoyo económico, comentó Bueno. Eso lo refleja el medallero de los Juegos Panamericanos, donde el país norteamericano ocupa el primer puesto.

Las dificultades repercuten en los resultados: en Toronto 2015Perú acumuló una mala racha de 36 años, en los cuales las mujeres no obtuvimos el oro. La imagen de Daniella Rosas sobre su tabla de surf da una muestra del cambio, pero sin apoyo, los fantasmas de los malos resultados pueden regresar.

Rosas ingresó al proyecto de surf de Sofía Mulánovich con los mejores coaches de Perú. “Fue lo que más nos ayudó a seguir con este deporte”, explicó a RPP la deportista, quien estuvo hasta los 15 años para luego entrenar con la selección.

“Para mí es una carrera ser deportista”, resalta Rosas, quien tuvo que combinar horas de estudio y entrenamiento. Ella es parte de una nueva generación de peruanas e invita a las personas a arriegarse y practicar el surf y otras disciplinas de manera profesional.

Lima 2019 nos dejará importantes referentes que incentivarán a las niñas y niños a practicar nuevos deportes. La medalla de oro de Daniella Rosas le demuestra a las chicas de su edad que también es posible clasificar a los Juegos Olímpicos, que ellas también pueden escuchar el himno de su país en una competencia.

Para Bueno, “eso ha empezado a generar niñas que quieren ser como otras chicas peruanas que han logrado triunfar no solo en el fútbol, sino también en otros deportes”.

“Es muy importante el apoyo que puede haber desde el público”, enfatizó Carrillo. Muchas chicas que practican deportes considerados ‘para hombres’ tienen que romper con los prejuicios y etiquetas. Ella considera importante señalar estas luchas personales, porque al final son parte del recorrido que las atletas emprenden.

Julia Sánchez y Edith Noeding junto con los laureles deportivos en 1976 | Fuente: Archivo histórico de El Peruano

Ganadoras desde el inicio

Curiosamente, de las tres primeras medallas de oro que Perú consiguió en los Juegos Panamericanos, dos le pertenecen a deportistas femeninas: Julia Sánchez y Edith Noeding. En aquel entonces, nos consagramos vencedoras en 100 metros planos y 100 metros vallas en Buenos Aires 1951 y México 1955 respecticamente.

No fue hasta 2015, 40 años después, que Natalia Cuglievan y Alexandra Grande obtuvieron medallas de oro y una peruana pudo sentir nuevamente el frío dorado en su pecho.

“Los logros que están adquiriendo las mujeres a lo largo del tiempo son resultado de años de lucha, de años de resistencia, de años de alzar la voz y de decir que también podemos desempeñarnos en distintos ámbitos”, comentó Sofía Carrillo, con la esperanza que de aquí en adelante solo sumemos más éxitos.

¿Qué opinas?