EFE

La policía alemana ha decidido dar protección al exalcalde de Tröglitz, Markus Nierth, quien dimitió a principios de este mes tras ser convocada una manifestación neonazi ante su domicilio en protesta por la acogida de refugiados en esa pequeña localidad del este de Alemania.

Fuentes del departamento de la policía del "Land" de Sajonia-Anhalt informaron hoy de esta medida, extensiva a los familiares directos del exregidor, aunque sin dar detalles de su alcance por razones de seguridad.

Nierth, sin afiliación política, se retiró del cargo en esa población de 2.700 habitantes por sentirse acosado por la ultraderecha local.

Su caso sacó a la luz los de otros políticos con puestos similares, bien en pequeñas alcaldías, en los consejos de distritos de Berlín o en otras ciudades, que también han sufrido amenazas o acoso por grupos neonazis.

El pasado domingo, la vicepresidenta del Parlamento alemán (Bundestag), la izquierdista Petra Pau, reclamó mayor protección para la clase política del país y para sí misma, después de recibir amenazas de muerte y sufrir un escrache frente a su domicilio.

Pau ha sido amenazada repetidamente en los últimos meses por defender la acogida de refugiados en su circunscripción de Berlín, Marzahn-Hellersdorf.

Alemania acogió en 2014 una cifra récord de refugiados, con más de 200.000 solicitudes, y se espera que este año se llegue a las 250.000.

Los poderes locales han advertido repetidamente de que están desbordados, mientras en distintos puntos del país se han sucedido las protestas vecinales contra dependencias de refugiados ya existentes o en construcción.

También ha habido ataques contra esas instalaciones y manifestaciones del ultraderechista Partido Nacional Democrático (NPD), principal aglutinante de los neonazis alemanes y contra el que está pendiente una demanda de ilegalización ante el Tribunal Constitucional (TC).

EFE