El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del senado boliviano, Tito Hoz de Vila, opinó que hasta setiembre  se debería esperar la respuesta de Chile sobre su pedido de salida al mar,  que durante años vienen haciendo a través del diálogo.

"Si para esa fecha no hubiera avances, creo yo que ha llegado el momento de dejar el diálogo, y llevar nuevamente este tema ante los organismos internacionales, porque no podemos dialogar toda la vida", manifestó.

Según el senador boliviano, en setiembre se vencería el plazo, ya que en ese mes las elecciones presidenciales chilenas entran a la recta final, por lo que es poco probable que el tema boliviano tenga atención en la agenda de La Moneda.

Manifestó que hasta ahora no se conoce si hay avances, básicamente por el acuerdo de confidencialidad adoptado por los dos países, pero que ya ha llegado el momento de evaluar si el diálogo bilateral es la mejor alternativa.

De Vila consideró que tres años de diálogo es tiempo suficiente para mostrar resultados, y dijo que si a más tardar en septiembre no se informa claramente cuáles son estos, su país debería retornar a la estrategia del multilateralismo.

Sobre el destino internacional que podría tener la demanda boliviana, el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores dijo que podrían ser los organismos internacionales como la OEA o la ONU, pero descartó la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Dijo que el asunto de le mediterraneidad de Bolivia es una asunto político y no jurídico, por cuanto ya hay un tratado de límites de 1904, por ambos países, que de acuerdo al derecho internacional, no se pueden revisar.