El Tribunal Supremo Electoral de Bolivia dio como ganador de los comicios presidenciales a Evo Morales. | Fuente: AFP | Fotógrafo: JORGE BERNAL

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia aseguró este miércoles que los resultados de las elecciones presidenciales celebradas en el país, el pasado 20 de octubre son "sagrados" y que serán "respetados".

"La votación y los resultados de la elección son sagrados y serán respetados, porque es la voluntad popular soberana", indicó el portavoz del organismo, Idelfonso Mamani, quien ha instado a los políticos a ser "responsables" respecto a las denuncias.

Mamani señaló que se verificaron los datos de los comicios y que "no existe ninguna posibilidad de error", según ha recogido el diario El Deber.

Por su parte, la presidenta del TSE, María Eugenia Choque, subrayó que "el fantasma del fraude no existió". "Demos un alto a este grado de violencia. Nos estamos enfrentando hermanos y hermanas, por una mala información, por una información distorsionada", recalcó.

"Nuestras actuaciones fueron en el marco de lo establecido en la ley, de la transparencia y del compromiso", aseveró la presidenta del organismo.

Asimismo, el TSE ha explicado que han tardado en responder a las denuncias de irregularidades porque querían fundamentar cada situación. Además, ha informado que mañana se llevará a cabo una reunión para prepararse para la revisión que iniciará la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Yo quiero reafirmar que el proceso electoral del 20 de octubre fue transparente, lo vuelvo a reiterar. Pueden venir las auditorías de todo lado, estamos preparados, porque ha sido realizado el proceso en el marco de la transparencia", ha asegurado Choque.

Crisis electoral

La crisis se desató la noche del 20 de octubre por la repentina suspensión de la transmisión de los resultados de las elecciones presidenciales celebradas ese día justo cuando obligaban a una segunda vuelta entre el presidente, Evo Morales, y el principal candidato opositor, Carlos Mesa.

El final del escrutinio ha adjudicado la victoria en primera vuelta a Morales, pero Mesa cree que los resultados oficiales son fruto de un "fraude gigantesco". En un primer momento reclamó una segunda vuelta, pero ahora pide directamente la anulación y repetición de las elecciones presidenciales.

En esta semana, ambos bandos han llamado a la movilización de sus simpatizantes, lo cual ha derivado en enfrentamientos en las calles y quema de tribunales electorales.

Morales ha accedido a auditar los votos y este miércoles ha anunciado un acuerdo con la OEA para que el jueves empiece el recuento. Sin embargo, Mesa ha rechazado la auditoría porque los "actuales términos" han sido pactados "unilateralmente".

Europa Press

¿Qué opinas?