Foto: Difusi
El letrado Robin Reese, un juez del estado de Utah, en Estados Unidos, accedió a la solicitud de un condenado a muerte, que pidió ser ejecutado ante un pelotón de fusilamiento.

"Prefiero el pelotón de fusilamiento, por favor", señaló Ronnie Lee Gardner cuando el juez planteó, durante una audiencia en Salt Lake City, las dos opciones que tenía el condenado para morir.

En los 35 estados de Estados Unidos donde se aplica la pena de muerte, el método es el de la inyección letal, pero en Utah los condenados pueden optar por el fusilamiento, si así lo desean.

Desde que la pena capital fue restablecida por el Tribunal Supremo estadounidense en 1976, solo dos condenados han sido ajusticiados en Utah por un pelotón de fusilamiento integrado por cinco tiradores.

Gardner fue condenado tras ser hallado culpable por el asesinato, de un tiro en la cabeza, del abogado Michael Burdell en una fuga frustrada. Su fecha de ejecución está programada para el 18 de junio.

Cabe precisar que la última ejecución por fusilamiento en Utah fue el 26 de enero de 1996.