La tasa de mortalidad se elevó hasta los 57.2 decesos por cada 100 000 habitantes. | Fuente: EFE

Brasil reportó 758 muertes relacionadas con la COVID-19 en las últimas 24 horas y acumula ya 120 262 fallecidos desde el inicio de la pandemia, mientras que el número de positivos se acerca a los 3,9 millones, informó este sábado el Gobierno.

De acuerdo con el boletín diario del Ministerio de Salud, los casos confirmados de nuevo coronavirus en el país llegaron hasta los 3 846 153, tras contabilizar 41 350 nuevos positivos en el último día.

En números absolutos, Brasil, con una población de unos 212 millones de habitantes, es el segundo país del mundo más castigado por la pandemia, solo por detrás de Estados Unidos.

La tasa de mortalidad por la enfermedad en el país se elevó ligeramente hasta los 57.2 óbitos por cada 100 000 habitantes.

Por su parte, el número de pacientes recuperados superó los tres millones (3 006 812), lo que supone el 78 % del número total de infectados, mientras que otras 719 079 personas continúan bajo cuidados médicos.

La pandemia está en una fase de "estabilización" en el país, aunque con cifras aún elevadas, pues la media diaria de contagios es de unos 40 000, mientras que el promedio de muertes es de alrededor de 1 000, aunque en los tres últimos días ha estado por debajo de esa cota (984 el jueves, 855 el viernes y 758 este sábado).

El estado brasileño con peores números sigue siendo Sao Paulo, el más rico y poblado del país, con 46 millones de habitantes, al registrar hasta este sábado 29 944 decesos y 801 422 casos confirmados de COVID-19.

Bolsonaro vuelve a defender la cloroquina

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a defender este sábado el uso de la cloroquina como remedio para superar la enfermedad, pese a que la eficacia de este antipalúdico contra la COVID-19 no ha sido comprobada científicamente.

"Ha salvado miles y miles de vidas en todo Brasil", aseguró el líder ultraderechista en un acto oficial con motivo de la inauguración de un parque de energía solar en el municipio de Caldas Novas, en el estado de Goiás.

El jefe de Estado fue contagiado con el nuevo coronavirus, estuvo confinado durante 20 días en julio y atribuyó su recuperación a la cloroquina. Diversos estudios indican que el uso de este medicamento puede provocar alteraciones en el corazón.

Además, el líder ultraderechista provocó una nueva aglomeración de personas a su llegada a Caldas Novas.

En un video publicado en su perfil de Facebook, Bolsonaro apareció sin mascarilla y no dudó en acercarse hasta sus seguidores, darles la mano y tirarse fotografías con ellos.

El mandatario, uno de los líderes mundiales más escépticos sobre el peligro de la enfermedad, a la que llegó a tildar de "gripecita", censura el uso de mascarillas y ha contrariado en multitud de ocasiones las recomendaciones sanitarias, además de criticar las medidas de distanciamiento social.

(Con información de EFE)

 

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.

NUESTROS PODCASTS

‘Todo sobre el nuevo coronavirus’. En este programa, el doctor Elmer Huerta comenta el anuncio de que en Perú se realizarán estudios clínicos de la vacuna contra la COVID-19: